Colegio del Salvador

Callao 542

CABA

Palabras del Rector

Educación de la Compañía de Jesús

Una filosofía que impregna la totalidad de la propuesta educativa.
2016-03-14T15:19:08-03:00
Una filosofía que impregna la totalidad de la propuesta educativa.

Con calidad integral

Formamos
hombres cristianos
con y para los demás.
2016-03-14T15:19:18-03:00
Formamos hombres cristianos con y para los demás.

Papa Francisco

"Sean hombres y mujeres con los demás y para los demás, verdaderos campeones en el servicio a los demás."

Palabras a alumnos de colegios jesuitas
2018-01-13T15:14:04-03:00
“Sean hombres y mujeres con los demás y para los demás, verdaderos campeones en el servicio a los demás.” Palabras a alumnos de colegios jesuitas

Buenos Aires, Febrero 2019

Querida comunidad educativa:

Me es grato saludarlos y darles la bienvenida al curso escolar del 2019.  Venimos de celebrar los 150 años del colegio y nos disponemos a iniciar un nuevo año  habiendo hecho memoria del camino recorrido desde su apertura un 1 de Mayo de 1868 como continuidad del Colegio de Loreto (1617) y del Colegio San Ignacio (1662). Camino educativo de tantas generaciones, este año lo será de los que ingresan,  los que permanecen y de los que se despiden, desde los más chiquitos de Sala de dos años, camada 166 y futuros egresados del 2034, hasta los más grandes de Quinto año, la 151.

Educar juntos familia y colegio, desde una cotidianeidad fecunda

Estamos convocados a educar juntos, familia y colegio, desde  una cotidianeidad fecunda. Con la memoria agradecida del pasado, vivimos el presente con compromiso  por los demás  y abrazamos el futuro con esperanza en nuestros chicos. Porque sabemos de raíces. Porque confiamos en la “novedad de Dios” que nos renueva la esperanza cuando nos ponemos en camino. Porque renovamos nuestra Fe en la Promesa del Salvador,  educamos mediadores de reconciliación en un mundo herido y lo hacemos animados por la espiritualidad y la pedagogía ignaciana. La espiritualidad nos regala el discernimiento  para descubrir un Dios en movimiento, que “trabaja y labora por mí en todas las cosas creadas sobre la faz de la tierra, (EE 236). Para ello estamos  invitados a  “salir del propio amor, querer, e interés “(EE 149), educando en una nueva sensibilidad que nos haga disponibles  para ver su acción en el mundo y contribuir,  como nos exhorta San Pablo,  a “vencer el mal con el bien” (Rm12, 21) y “hacerlo con dulzura y respeto” (1 Pe-.3, 16,.

Ser auténtica comunidad de vida

Como comunidad del Colegio del Salvador los convocamos una vez más a compartir una existencia espiritual y fraterna, a ser auténtica comunidad de  vida frente a las variadas formas de la cultura de la muerte. Comunidad de vida que responda a nuestra sed de encuentro como antídoto contra el pesimismo estéril y el consumismo egoísta.  Vida que surge y se fundamenta en Jesús, Salvador. Vida “en salida” desde una mirada que ve lo mejor de cada uno, lo más auténtico y noble, ya que educar es un proceso que va de lo más imperfecto a lo más pleno. Una mirada que alienta, esperanzada, frente a miradas nubladas por enojos y  miedos.

En camino de oración, servicio, acompañamiento y aprendizaje

Comenzando el año, nos ponemos en camino. En camino de oración y servicio desde el fundamento espiritual religioso de la formación integral. Camino de servicio a los demás, especialmente a los más pobres y necesitados fortaleciendo desde la articulación curricular-pastoral los programas de Aprendizaje en servicio, educación ecológica y gestión ambiental.

Camino de  acompañamiento  desde el fortaleciendo  de la cura personalis y la dimensión socio afectiva,  actualizando nuestro Programa de afectividad que incluye formación de una sexualidad integrada inspirada en valores. Valor de la vida como don sagrado de Dios que se trasmite  por testimonio y ejemplaridad, de “corazón a corazón”. Educación del amor junto a las familias desde el discernimiento para ser libres y responsables  y tomar decisiones en el plano vital.

Camino de aprendizajes, gustando de los saberes y conocimientos clásicos y nuevos del pensamiento, de las letras, de los idiomas, de las ciencias, de las tecnologías  y de las artes, superando el espejo de la ignorancia y la superficialidad. Aprendizajes que requieren tiempo, método y esfuerzo, contenidos exigentes y significativos, y la mediación de maestras y profesores en clave del MAGIS. MAGIS como sana exigencia de búsqueda de la verdad con rigor y profundidad. MAGIS en el servicio de los que menos saben, tienen y pueden.  MAGIS inclusivo que busca la sabiduría de la humildad y nos invita a hacernos pequeños, sin caer en la mezquindad y aspirar a grandes cosas sin volvernos soberbios.

Queremos  entonces profundizar aprendizajes integrales y efectivos a través del  acompañamiento personal, el mejoramiento institucional y la innovación pedagógica. Con las familias, fortalecer “una educación de la voluntad que desarrolle hábitos buenos e inclinaciones afectivas a favor del bien” en una mirada que integre los ojos de la inteligencia y  del corazón.

Con las redes educativas de la Compañía de Jesús, tradición e innovación

Acompañados por las  redes educativas de la Compañía de Jesús, nuestra tradición educativa nos anima a innovar.  Este año pondremos foco en el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP),  punto de partida para generar nuevas situaciones de aprendizajes basadas en la actividad de los alumnos, enfoques interdisciplinarios y aprendizajes cooperativos. La pedagogía Ignaciana implica siempre  la actividad del alumno. Desafía al aprendizaje y no evita el esfuerzo del camino. Estamos para organizar dicho viaje construyendo situaciones de aprendizajes integrales que alternan en las aulas “tiempos de descubrimiento” con “tiempos de formalización” y que nunca liberan al alumno de participar de un modo comprometido ni de estar activo

En el camino de la mejora continua nos ayuda el Sistema de Calidad en la Gestión Escolar (SCGE), animado por FLACSI, nuestra Federación latinoamericana de colegios jesuitas. En diciembre pasado hemos finalizado una segunda autoevaluación de calidad con la participación de cuatro comisiones integradas por docentes, colaboradores y padres. Se evaluaron los ámbitos pedagógico curricular, de organización, estructura y recursos, clima escolar y de familia y comunidad. Logramos muy buenos resultados,   valorando los esfuerzos y mejoras de diferentes aspectos del colegio. En esta línea continuaremos con  el desarrollo del nuevo Proyecto curricular, la implementación del MAFI (Mapa de aprendizajes integrales) y nuevas formas de evaluación integral.

Alegría y solidaridad, signos de una renovada Esperanza

Un nuevo año escolar, con sus expectativas y desafíos,  es un buen motivo  para renovar la esperanza, esa hermana pequeña que está en medio de las otras dos virtudes, la fe y la caridad,  sujetándolas de las manos y tirando de ellas hacia adelante, según la expresión de Charles Péguy.  Esperanza en cuyo corazón está la paciencia  que aguanta la tensión entre lo que somos y lo que queremos ser y es más que un optimismo superficial.  Esperanza para expandir lo bueno, confiados en la misericordia de Dios, siempre mayor a nuestros fracasos, dolores y lágrimas.

La alegría es un signo de esta Esperanza. Sencilla, fraternal y profunda  frente a los desiertos del agobio, el resentimiento y la tristeza. Los chicos la expresan naturalmente. Los grandes necesitamos cultivarla y cuidarla.  Y queremos que otro signo sea profundizar el camino solidario. La colaboración con la Obra San José, Fe y Alegría, la Misión en San José del Boquerón, la Misión de familias, y el Voluntariado y otros tantos proyectos  son ya sellos de identidad de nuestra comunidad. Participan familias, educadores, ex alumnos y alumnos, jesuitas y laicos dando testimonio de  una solidaridad profunda y fraternal con los más pobres. Son gestos que educan y dejan huellas.

Acompañar, aprender y compartir para en todo amar y servir

Por todo ello  nuestro lema del año  es “Acompañar, aprender y compartir para en todo amar y servir”. Son tres verbos-acciones que nos comprometen y definen por nuestros frutos y nos señalan una meta trascendente: amar y servir a la mayor Gloria de Dios. En la segunda carta a Timoteo, San Pablo le aconseja “revivir el don que te ha sido dado y no has perdido y que no te avergüences del Evangelio”. Hacemos propias estas palabras  al comienzo del año: revivir y renovar el don que nos ha sido dado y no olvidar la buena noticia del Evangelio de Jesús. Invitamos así a cada uno de los alumnos a aprender, disfrutar lo que se aprende y compartirlo con los demás. A padres y educadores a educar y acompañar.  Y a todos, a rezar unos por otros como comunidad espiritual del Salvador.

Nos hace bien comenzar el año agradeciendo. Agradecer  a todas las familias la renovada confianza y  el esfuerzo cotidiano, en tiempos difíciles, para sostener la libertad de elegir el proyecto educativo del Salvador. Agradecer a  los educadores, jesuitas y laicos, que renuevan año a año su vocación.  Agradecer a las nuevas familias que se incorporan,  a quienes damos una fraternal bienvenida.   Que María Santísima, Madre del Salvador, los bendiga y acompañe.

Lic. Ricardo Moscato