Palabras del Rector

Papa Francisco

"Sean hombres y mujeres con los demás y para los demás, verdaderos campeones en el servicio a los demás."

Palabras a alumnos de colegios jesuitas
Colegio del Salvador
2018-01-13T15:14:04-03:00
“Sean hombres y mujeres con los demás y para los demás, verdaderos campeones en el servicio a los demás.” Palabras a alumnos de colegios jesuitas

Educación de la Compañía de Jesús

Una filosofía que impregna la totalidad de la propuesta educativa.
Colegio del Salvador
2016-03-14T15:19:08-03:00
Una filosofía que impregna la totalidad de la propuesta educativa.

Con calidad integral

Formamos
hombres cristianos
con y para los demás.
Colegio del Salvador
2016-03-14T15:19:18-03:00
Formamos hombres cristianos con y para los demás.
0
0
Colegio del Salvador

Buenos Aires, febrero de 2021

 

…Anhelo que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad. Entre todos: «He ahí un hermoso secreto para soñar y hacer de nuestra vida una hermosa aventura. Nadie puede pelear la vida aisladamente. […] Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante. ¡Qué importante es soñar juntos!

Carta Encíclica Fratelli Tutti del Santo Padre Francisco

 

Querida comunidad educativa:

P. Jorge Black SJ – Rector

Es una alegría para mí darles la bienvenida al curso escolar del año 2021. En un año también especial, nos disponemos con esperanza y entusiasmo a iniciar un nuevo año. Es importante reconocer y valorar de dónde venimos, el paso de nuestra propia historia, haciendo memoria agradecida del camino recorrido como Colegio del Salvador, desde su apertura un 1° de Mayo de 1868 como continuidad del Colegio de Loreto (1617) y del Colegio San Ignacio (1662). Este es el camino educativo de tantas generaciones, comprometidos en la formación de hombres “con y para los demás” para una sociedad que necesita líderes activos y comprometidos. Somo parte de esta historia. Desde los más chiquitos de sala de dos , camada 168 hasta los que este año egresan camada 153.

Este va a ser mi primer año como rector del Colegio del Salvador. Como exalumno del colegio y jesuita, es una experiencia fuerte. En el colegio descubrí mi vocación y a darle sentido a las cosas que voy viviendo. Me siento agradecido de formar parte de esta comunidad que me ha recibido con tanto afecto y me comprometo a caminar al lado de cada uno de ustedes, con escucha activa, diálogo, discernimiento, acompañamiento y acción.

 

Raíces para el futuro: Conciencia histórica

Quisiera comenzar el año agradeciendo a todas las personas que hacen posible que iniciemos este nuevo año en el Colegio del Salvador. A la Compañía de Jesús, a las familias, a nuestros alumnos, nuestros docentes y colaboradores. A todos aquellos que día tras día han contribuido y contribuyen en la construcción de nuestro querido colegio con calidez, profesionalismo y compromiso. A las familias que se integran este año. A todos por la confianza y la responsabilidad que con ella nos confieren.

En este marco quiero agradecer especialmente a Ricardo Moscato, quien nos acompañó durante 45 años. Las palabras no alcanzan para expresar el agradecimiento por su compromiso, su enorme aporte a nuestra comunidad, su huella profunda y duradera en cada uno de nosotros y sus palabras lúcidas y sentidas que en cada discurso y alocución, que nos han tocado el corazón, cuestionado y movilizado a la acción comprometida. Quiero agradecerle especialmente su dedicación y acompañamiento. Por su vida, su testimonio y su ejemplo de hombre de Fe y de Magis Ignaciano.

Nos hace bien reconocer y valorar nuestra historia, aquella que forjaron tantas personas para que nuestro colegio sea lo que es hoy.  La memoria agradecida, que también es punto de partida para una reflexión profunda, permite que podamos valorar lo aprendido y reconocer aquello que debemos cambiar, adaptar, reconsiderar, transformar. Siempre desde un conocimiento profundo de nuestra tradición viva. Con mirada atenta al contexto. Con creatividad y profesionalismo en cada uno de los procesos de continuidad y cambio, respetando los valores fundacionales y nuestra identidad, teniendo como foco central a cada uno de nuestros alumnos.

Queremos comprometernos con la actualización y la renovación, paulatina y pensada de nuestra propuesta educativa. Una acción permanente de revisión y desarrollo de propuestas innovadoras. Sabiendo que los cambios y las transformaciones llevan tiempo e implican procesos basados en acuerdos y consensos. Desde la perspectiva del Magis y con claridad en nuestra misión.

Raíces para el reencuentro: Comunidad que acompaña y comparte.

«la tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, nuestros proyectos, rutinas y prioridades. […] Ojalá que tanto dolor no sea inútil, que demos un salto hacia una forma nueva de vida y descubramos definitivamente que nos necesitamos y nos debemos los unos a los otros, para que la humanidad renazca con todos los rostros, todas las manos y todas las voces, más allá de las fronteras que hemos creado.

Carta Encíclica Fratelli Tutti del Santo Padre Francisco

Sabemos que la formación es una tarea central que se desarrolla durante toda la vida y en todos los ámbitos. También sabemos que estos primeros años la educación de nuestros alumnos conllevan una enorme responsabilidad en tanto constituyen tiempos privilegiados de trabajo sostenido para un mayor desarrollo. Ese es nuestro gran compromiso. Queremos ofrecer una educación de calidad para que cada alumno pueda desarrollar sus talentos y posibilidades, reconocer, enfrentar y superar sus dificultades y obstáculos.

Después de un año como el 2020;  golpeado por la crisis de la pandemia, la cuarentena y la suspensión de clases presenciales; y que fue transformando nuestras acciones a un vínculo educativo a través de plataformas y entornos virtuales, queremos renovar nuestro compromiso de ser comunidad de reencuentro y encuentro, de aprendizajes esenciales, profundos y transformadores.

Nos une la esperanza de poder encontrarnos en las aulas, de recorrer los patios y los espacios que tanto bien nos hacen, de volver a saludarnos, a compartir las clases, las charlas, celebraciones, experiencias. Para ello compartimos un modo de proceder basado en el discernimiento y la reflexión compartida para elaborar estrategias y metas consensuadas, proyectos innovadores y de acompañamiento; en la conformación de equipos de personas que desde el pluralismo, el compromiso y el Magis, aportan a un proyecto educativo de formación integral contextualizado. Con identidad y creatividad nos proponemos seguir sosteniendo y desarrollando comunidades de aprendizajes y entornos motivadores para sembrar conocimientos y valores para toda la vida.

Raíces para los aprendizajes y para la formación integral

Queremos profundizar el camino de una calidad educativa contextualizada e integral poniendo los medios espirituales, pedagógicos y ambientales para ello. Seguiremos contando con el Sistema de Calidad de Gestión Escolar animado por nuestra Federación de Colegios Jesuitas de América Latina (FLACSI),  trabajando en red y aprendiendo de otros. Lo haremos desde nuestra identidad ignaciana, en cuyo corazón está la fe que promueve justicia en el diálogo con los demás y en el cuidado de nuestro planeta. Lo hacemos como parte de la red global de educación de la Compañía de Jesús. Desde un estilo ignaciano que tiene el sello de la misión al servicio de los demás.

 

 

En este momento, más que en ningún otro, sostenemos la claridad de visión centrada en la importancia y la necesidad de un transformar. Con conciencia histórica y memoria agradecida de los grandes logros y mejoras alcanzados, asumiremos aún más creativamente la era digital y las nuevas tecnologías desde la dimensión cognitiva. Continuaremos profundizando el uso y la aplicación de nuestra plataforma digital y los recursos tecnológicos. Redimensionaremos nuestro Mapa de Aprendizajes integrales (MAFI) con metas concretas a lograr según los niveles y etapas evolutivas en las tres dimensiones de la formación integral. Seguiremos trabajando en la definición de Metas de Aprendizaje en las áreas esenciales para poder reconocer y mejorar los aprendizajes alcanzados por nuestros alumnos. Avanzaremos aún más en el desarrollo e implementación de metodologías acordes a las habilidades de este siglo a partir del trabajo sostenido, la creatividad y profesionalismo de nuestros docentes.

 

Misión compartida: Acompañar y compartir para crecer aprendiendo con y para los demás.

Nuestro lema este año se centrará más que nunca en el reencuentro. Especialmente porque es lo que más necesitamos luego de un año de distanciamiento y virtualidad. El reencuentro se basa en la misión compartida de acompañar y compartir para crecer aprendiendo con y para los demás.

 

Acompañar y compartir  en el camino a Dios a través de experiencias, vivencias y Ejercicios Espirituales. Acompañar en la particularidad de cada uno de nuestros alumnos para la construcción de un futuro esperanzador. Realzando el respeto y el cuidado en ambientes sanos y seguros. Profundizaremos la implementación de nuestro Programa de Afectividad en el marco de la dimensión socio afectiva y espiritual religiosa que permita brindar herramientas de juicio crítico y sensibilidad ante los desafíos actuales de la violencia, el desafecto, el descontrol, el desamparo y las adicciones. Centraremos nuestros esfuerzos en diseñar e implementar un programa de autoreflexión centrado en desafíos personales a partir de discernimiento acompañado. Fortaleciendo los propios recursos para enfrentar los desafíos que le permita a cada uno de nuestros alumnos, definir metas, reconocer fortalezas y aspectos de mejora y establecer pautas concretas para alcanzarlas. Con compromiso y responsabilidad. Fortaleciendo el proceso de construcción de la identidad en su particularidad y acorde a las etapas de desarrollo desde el nivel inicial hasta el nivel secundario.

Para crecer aprendiendo, continuaremos trabajando en definir estrategias que nos permitan construir y gustar saberes y conocimientos clásicos y nuevos, los valores, las capacidades, habilidades y actitudes necesarias de una formación integral actualizada para el Siglo XXI.

Continuaremos fortaleciendo nuestro compromiso a colaborar en el cuidado de la Casa Común en un mundo globalizado a través de una conversión ecológica y una efectiva educación ambiental.

Con y para los demás,  compartiremos especialmente con los más pobres y excluidos en una misión de reconciliación y justicia a través del corazón solidario del Salvador, expresado obras y actividades en general y en especial desde el Programa de Aprendizaje Servicio, desde una renovada mirada que descubra a Dios habitando en nuestras casas, en nuestras aulas, en nuestras calles, en nuestra historia.

 

Querida Comunidad Educativa, los invito a seguir trabajando juntos para nuestros queridos alumnos. Familia y Colegio. Nuestro trabajo no se realiza de forma aislada. Necesitamos el compromiso y el trabajo sostenido de todos. Nosotros y ustedes, juntos. Los invito entonces a fortalecer nuestros vínculos, a luchar juntos contra lo que los desmotiva y limita. A estar pendientes de lo grande y lo pequeño. A comprometernos en pensamiento y acto desde ejemplos y experiencias que los ayuden a crecer, por el bien de cada uno de ellos. Porque  en ellos se centra nuestra mirada para acompañarlos a desarrollarse; como personas activas y comprometidas en la construcción de un mundo mejor para todos. Porque nos desvela el poder brindarles una formación que pueda transformar cada uno de sus corazones y contribuir al desarrollo de hombres conscientes, competentes, comprometidos y compasivos. Para que sean embajadores de nuestro compromiso con la Fe, con la paz, con la justicia social, con el cuidado de la casa común. Para que siempre puedan, cada uno desde su lugar, ser hombres con y para los demás, para que en cada una de sus acciones puedan amar y servir y que irradien nuestra identidad ignaciana y nuestros valores a quienes más lo necesiten.

Finalmente, agradezco a todos los docentes,  jesuitas y laicos, que renuevan año a año su compromiso, integrando en su vocación educadora, la preparación profesional con el sano vínculo que hace crecer desde el acompañamiento del aprendizaje de cada alumno. Agradezco a todas las familias la renovada confianza apoyada en el esfuerzo cotidiano al elegir el proyecto educativo del Salvador. Y les agradezco especialmente su generosidad al colaborar y participar de las obras solidarias de la Compañía de Jesús, en tiempos difíciles. Son gestos que construyen paz y bien para muchas familias necesitadas, renovando Fe y Esperanza.

Asimismo les doy una especial bienvenida a las familias que este año se incorporan a nuestra comunidad educativa

Los invito a ponernos en manos de la Virgen María, Madre de la Misericordia para que nos acompañe siempre.

Bienvenidos al Colegio del Salvador.

 

P. Jorge Black SJ