Palabras del Rector

Papa Francisco

"Sean hombres y mujeres con los demás y para los demás, verdaderos campeones en el servicio a los demás."

Palabras a alumnos de colegios jesuitas
Colegio del Salvador
2018-01-13T15:14:04-03:00
“Sean hombres y mujeres con los demás y para los demás, verdaderos campeones en el servicio a los demás.” Palabras a alumnos de colegios jesuitas

Educación de la Compañía de Jesús

Una filosofía que impregna la totalidad de la propuesta educativa.
Colegio del Salvador
2016-03-14T15:19:08-03:00
Una filosofía que impregna la totalidad de la propuesta educativa.

Con calidad integral

Formamos
hombres cristianos
con y para los demás.
Colegio del Salvador
2016-03-14T15:19:18-03:00
Formamos hombres cristianos con y para los demás.
0
0
Colegio del Salvador

Buenos Aires, febrero de 2022

 

La única razón por la cual la Compañía de Jesús se compromete a continuar su apostolado educativo es la convicción infranqueable que hoy como ayer, los colegios son espacios privilegiados para cumplir nuestra misión de reconciliación y justicia dentro del marco de las cuatro Preferencias Apostólicas Universales para el 2019-2029 proclamadas por el P. General: 1. Enseñar el camino a Dios a través de los Ejercicios Espirituales y el discernimiento. 2. Caminar con el pobre, los marginados de este mundo, aquellos cuya dignidad ha sido violentada, en una misión de reconciliación y justicia. 3. Acompañar a la juventud en la construcción de un futuro esperanzador. 4. Colaborar en el cuidado de la Casa Común. (Colegios Jesuitas, una tradición viva en el siglo XXI: 2019)

 

Querida comunidad educativa:

P. Jorge Black SJ – Rector

Con mucha alegría, les doy la bienvenida al año escolar 2022. Los invito a pedir a Dios renovar nuestra Fe y comenzar este nuevo camino con Esperanza. Esperanza porque tenemos el anhelo de transitar un año fecundo de experiencias de encuentros y aprendizajes. Un año en el que podamos recuperar aquellas actividades y experiencias que, desde la presencialidad y el acompañamiento, van configurando el sello característico de la formación integral de nuestros alumnos.

Quisiera comenzar agradeciendo a todas las personas que hacen posible que iniciemos este nuevo año en el Colegio del Salvador. A la Compañía de Jesús, a las familias, a nuestros alumnos, nuestros docentes y colaboradores. A todos aquellos que día tras día han contribuido y contribuyen en la construcción de nuestro querido colegio con calidez, profesionalismo y compromiso. A las familias que se integran este año. A todos por la confianza y la responsabilidad que con ella nos confieren. Y agradecer especialmente a todos los docentes, directivos, familias y alumnos por el esfuerzo y el compromiso para estos desafiantes últimos años en el contexto de la pandemia, siendo testimonio de Magis Ignaciano sosteniendo con amor y perseverancia la formación integral de nuestros alumnos.

 

Raíces para el futuro: Conciencia histórica

…estamos llamados a re-descubrir que nuestra herencia ignaciana nos suministra los instrumentos adecuados para encontrar a Dios en este contexto y continuar ofreciendo educación de calidad en la tradición humanista jesuita, para preparar estudiantes como agentes de cambio al servicio del bien común. (Colegios Jesuitas, una tradición viva en el siglo XXI: 2019)

Será un año de transformación y de trabajo sostenido para llevar a cabo proyectos y sueños. Un año en el que nos disponemos en primer lugar a reconocer nuestras raíces, haciendo memoria agradecida del camino recorrido como Colegio del Salvador, desde su apertura un 1° de Mayo de 1868, como continuidad del Colegio de Loreto (1617) y del Colegio San Ignacio (1662). Sabemos del camino educativo fecundado con el testimonio de tantas generaciones comprometidas en la formación de hombres “con y para los demás”. Damos fe de la pertinencia de nuestro itinerario educativo para colaborar con una sociedad que necesita líderes activos, conscientes, competentes, compasivos y comprometidos. Los invitamos nuevamente a ser parte de esta historia. Desde los más chiquitos de sala de dos, camada 169 hasta los que este año egresan camada 154.

Reconocer y valorar nuestra historia, aquella que forjaron tantas personas para que nuestro colegio sea lo que es hoy, desde una memoria agradecida, es el punto de partida para una reflexión profunda, porque permite valorar lo aprendido y reconocer aquello que debemos cambiar, adaptar, reconsiderar, transformar. Siempre desde un conocimiento profundo de nuestra tradición viva. Con creatividad y profesionalismo en cada uno de los procesos de continuidad y cambio, respetando los valores fundacionales y nuestra identidad, teniendo como foco central a cada uno de nuestros alumnos.

Con mirada atenta al contexto, estamos comprometidos con la actualización y la renovación de nuestra propuesta educativa. Desde el discernimiento ignaciano desarrollamos una acción permanente de revisión y desarrollo de propuestas innovadoras. Sabiendo que los cambios y las transformaciones llevan tiempo e implican procesos basados en escucha activa, acuerdos y consensos. Desde la perspectiva del Magis y con claridad en nuestra misión.

Raíces para el reencuentro: Comunidad que acompaña y comparte.

Invito a la esperanza, que «nos habla de una realidad que está enraizada en lo profundo del ser humano, independientemente de las circunstancias concretas y los condicionamientos históricos en que vive. Nos habla de una sed, de una aspiración, de un anhelo de plenitud, de vida lograda, de un querer tocar lo grande, lo que llena el corazón y eleva el espíritu hacia cosas grandes, como la verdad, la bondad y la belleza, la justicia y el amor. […] La esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna».52 Caminemos en esperanza. (Carta Encíclica Fratelli Tutti del Santo Padre Francisco)

La formación es una tarea central que se desarrolla durante toda la vida y en todos los ámbitos. Los años en que acompañamos a las familias enla educación de nuestros alumnos conllevan una enorme responsabilidad en tanto constituyen tiempos privilegiados de trabajo sostenido para un proyecto de vida “con y para los demás”. Ese es nuestro gran compromiso. Desde el corazón de Jesús, Salvador queremos ofrecer una educación de calidad para que cada alumno pueda desarrollar sus talentos y posibilidades, reconocer, enfrentar y superar sus dificultades y obstáculos.

Así mismo, sabemos que los jóvenes son los principales protagonistas de la transformación antropológica que se viene generando a través de los cambios epocales y en particular de la cultura digital propia de nuestro tiempo. Portadores de esa nueva forma de vida humana que puede alcanzar, en la experiencia del encuentro con el Señor Jesús, una luz para alumbrar el camino hacia la justicia, la reconciliación y la paz. (Preferencias Apostólicas Generales de la Compañía de Jesús). Así el colegio y las familias son los ámbitos del crecimiento y del cuidado de chicos y jóvenes como testigos de Esperanza en un futuro mejor.

Pasados los últimos dos años en el contexto de pandemia y sin abandonar aún la incertidumbre que ello produce en todos nosotros, queremos renovar nuestro compromiso de ser comunidad de reencuentro y encuentro, de aprendizajes esenciales, profundos y transformadores.

Así, nuestro compromiso es generar y sostener como contexto de aprendizaje integral un ambiente de seguridad, salud y  contención, acompañando a cada uno de nuestros alumnos y sus familias en su particularidad.  El cuidado de la casa común, la formación de una ciudadanía fraterna, el respeto por las diferencias, la valoración de la diversidad y la inclusión son valores transversales que hoy forman parte de nuestro itinerario.  En este sentido, nuestro compromiso se expresa en brindar oportunidades para que nuestros alumnos formen “corazones abiertos a los sufrimientos de los demás a través del contacto directo; desarrollen una conciencia crítica que entienda las causas de la desigualdad y la opresión; ganen en competencia para efectuar cambios positivos en la cultura local y en el mundo; adquieran resistencia para no desfallecer frente a las incomprensiones y la crítica” (Evangelii Gaudium. Papa Francisco)

Nuestro modo de proceder, se basa principalmente en el discernimiento y la reflexión compartida para elaborar estrategias y metas consensuadas, proyectos innovadores y de acompañamiento; en la conformación de equipos de personas comprometidas aportan a un proyecto educativo de formación integral contextualizado. Con identidad y creatividad nos proponemos seguir sosteniendo y desarrollando comunidades de aprendizajes y entornos motivadores para sembrar fe en Dios, conocimientos y valores para toda la vida.

 

Raíces para los proyectos transformadores para la formación integral

“Somos testigos de maravilla. Una maravilla que pide ser constantemente renovada; “¡Ay de la rutina en la vida espiritual! ¡Ay de cristalizar nuestros carismas en doctrina abstracta!: los carismas de los fundadores no son para encerrarse en una campana, no son piezas de museo. Nuestros fundadores fueron movidos por el Espíritu y no tuvieron miedo en ensuciarse las manos con la vida diaria, con los problemas de la gente, no tuvieron miedo en recorrer con valentía las periferias geográficas y existenciales. No se detuvieron ante los obstáculos y malentendidos de los demás, porque mantuvieron la maravilla de sus encuentros con Cristo en sus corazones. Ellos no domesticaron la gracia del Evangelio… Nosotros también, estamos llamados hoy, a hacer una elección profética y valiente.’’ (Papa Francisco: 2019)

Nuestro compromiso se centra en brindar una formación integral a nuestros alumnos como hombres con y para los demás, poniendo más en obras que en palabras la posibilidad de construir un mundo mejor para todos. Es por eso que realizamos acciones que nos permitan profundizar el camino de una calidad educativa contextualizada e integral poniendo los medios espirituales, pedagógicos y ambientales para ello.

Sabemos que los cambios y transformaciones sociales, científicos y tecnológicos se producen vertiginosamente, con todo lo positivo y lo problemático que eso implica, debido a lo cual nos comprometemos de manera proactiva con nuestro contexto, nuestros desafíos y nuestras oportunidades ayudando a los chicos a comprender esta desafiante realidad y sentirla habitada por Dios que nunca nos abandona.

Seguiremos contando con el Sistema de Calidad de Gestión Escolar animado por nuestra Federación de Colegios Jesuitas de América Latina (FLACSI), trabajando en red y aprendiendo de otros. Lo haremos desde nuestra identidad ignaciana, en cuyo corazón está la fe que promueve justicia en el diálogo con los demás y en el cuidado de nuestro planeta. Lo hacemos como parte de la red global de educación de la Compañía de Jesús. Desde un estilo ignaciano que tiene el sello de la misión al servicio de los demás.

En este momento, más que en ningún otro, sostenemos la claridad de visión centrada en la importancia y la necesidad de un transformar. Con conciencia histórica y memoria agradecida de los logros y mejoras alcanzados, asumiremos aún más creativamente la era digital y las nuevas tecnologías desde la dimensión cognitiva. Continuaremos profundizando el uso y la aplicación de nuestra plataforma digital y los recursos tecnológicos. Redimensionaremos nuestro Mapa de Aprendizajes integrales (MAFI) con metas concretas a lograr según los niveles y etapas evolutivas en las tres dimensiones de la formación integral. Seguiremos trabajando en la definición de Metas de Aprendizaje que implica la evaluación de los aprendizajes logrados en las áreas de lengua, matemática e inglés, desde las salas de cinco años hasta quinto año, con el fin de reconocer y mejorar los aprendizajes alcanzados por nuestros alumnos. Avanzaremos aún más en el desarrollo e implementación de metodologías acordes a las habilidades de este siglo a partir del trabajo sostenido, la creatividad y profesionalismo de nuestros docentes.

Realizaremos acciones concretas y estructurales de mejoramiento en el área de inglés, a partir de procesos de evaluación y análisis con el fin de transformar la formación y alcanzar los estándares esperados.

Misión compartida: Acompañar y compartir para crecer aprendiendo con y para los demás.

Continuaremos profundizando las acciones, manteniendo el lema del 2021 ya que consideramos que es necesario seguir centrándonos en el reencuentro. Especialmente porque es lo que más necesitamos luego de dos años en los que primaron el distanciamiento y la virtualidad. El reencuentro se basa en la misión compartida de acompañar y compartir para crecer aprendiendo con y para los demás.

Acompañar y compartir en el camino a Dios a través de experiencias, vivencias y Ejercicios Espirituales. Acompañar en la particularidad de cada uno de nuestros alumnos para la construcción de un futuro esperanzador. Realzando el respeto y el cuidado en ambientes sanos y seguros. Profundizaremos la implementación de nuestro Programa de Afectividad en el marco de la dimensión socio afectiva y espiritual religiosa que permita brindar herramientas de juicio crítico y sensibilidad ante los desafíos actuales de la violencia, el desafecto, el descontrol, el desamparo y las adicciones. Centraremos nuestros esfuerzos en diseñar e implementar un Programa de auto reflexión centrado en desafíos personales a partir de discernimiento acompañado. Fortaleciendo los propios recursos para enfrentar los desafíos que le permita a cada uno de nuestros alumnos, definir metas, reconocer fortalezas y aspectos de mejora y establecer pautas concretas para alcanzarlas. Con compromiso y responsabilidad. Fortaleciendo el proceso de construcción de la identidad en su particularidad y acorde a las etapas de desarrollo desde el nivel inicial hasta el nivel secundario. Ampliaremos el Programa de Complementariedad Institucional que el año pasado implicó la realización de actividades conjuntas con colegios de mujeres para nuestros alumnos de cuarto y quinto año, incluyendo este año a la totalidad del nivel secundario y a algunos grados de primaria.

Para crecer aprendiendo, continuaremos trabajando en definir estrategias que nos permitan gustar saberes y conocimientos clásicos y nuevos, asumir los valores, practicar las capacidades, habilidades y actitudes necesarias de una formación integral actualizada para el Siglo XXI. Continuaremos fortaleciendo nuestro compromiso a colaborar en el cuidado de la Casa Común en un mundo globalizado a través de una conversión ecológica y una efectiva educación ambiental, contando con el enriquecedor aporte de nuestras  

Con y para los demás, compartiremos especialmente con los más pobres y excluidos en una misión de reconciliación y justicia a través del corazón solidario del Salvador, expresado obras y actividades en general y en especial desde el Programa de Aprendizaje Servicio, desde una renovada mirada que descubra a Dios habitando en nuestras casas, en nuestras aulas, en nuestras calles, en nuestra historia.

Querida comunidad educativa, los invito a seguir trabajando juntos para nuestros alumnos. Familia y Colegio. Nuestra misión no se realiza de forma aislada, sino con el compromiso y el trabajo paciente y sostenido de todos. Nosotros y ustedes, juntos. Los invito a seguir fortaleciendo nuestros vínculos, a luchar juntos contra lo que los desmotiva y limita. A estar pendientes de lo grande y lo pequeño. A comprometernos en pensamiento y acto desde ejemplos y experiencias que los ayuden a crecer, por el bien de cada uno de ellos. Porque nos desvela el poder brindarles una formación que pueda transformar cada uno de sus corazones y contribuir al desarrollo de hombres conscientes, competentes, comprometidos y compasivos. Para que en cada una de sus acciones puedan “en todo amar y servir” compartiendo como discípulos misioneros de Jesús, Salvador, nuestra identidad ignaciana y nuestros valores a quienes más lo necesiten, colaborando en la transformación de nuestra sociedad

En mi segundo año como rector del Colegio del Salvador, como ex alumno del colegio y jesuita, quiero agradecer especialmente el formar parte de esta comunidad que me acompaña con tanto afecto y me comprometo a caminar al lado de cada uno de ustedes, con escucha activa, diálogo, discernimiento, acompañamiento y acción.

Nuevamente agradezco a todos los docentes, jesuitas y laicos, que renuevan año a año su compromiso, integrando en su vocación educadora a todas las familias la renovada confianza apoyada en el esfuerzo cotidiano al elegir el proyecto educativo del Salvador. Asimismo, les doy una especial bienvenida a las familias que este año se incorporan a nuestra comunidad educativa

Los invito a ponernos en manos de la Virgen María, Madre de la Misericordia para que nos acompañe siempre.

Bienvenidos al Colegio del Salvador.

P. Jorge Black SJ